Los ciclos de la vida

Blog personal

Noticias y comentarios personales

Lidiar con el dolor

Escrito por Samsara487 08-10-2018 en dolor. Comentarios (0)

Tengo la necesidad de escribir sobre ello pero no sé por dónde empezar. 

Muchos ya sabéis que hace muchos años decidí operarme de alargamiento de tibias y fémur. Si alguien ahora me pidiera consejo sobre qué hacer le diría que no lo hiciera. Es una barbaridad, una agresión brutal al cuerpo, dañé mi vehículo, mi parte física por no querer ser diferente. Desde entonces convivo con el dolor. Al principio de una forma suave, muy llevadera. Unas secuelas que con el paso del tiempo se han convertido, en según qué días, en un lastre. 

Llevo un mes jodido... muy jodido. No sé qué hacer para aliviar los síntomas y lo que es peor, para que esas secuelas no vayan a más. 

Convivir con un dolor crónico no es fácil, una intenta que no le afecte en su estado de ánimo pero a veces es inevitable, sobre todo en periodos largos como ahora de casi un mes sin un poco de respiro. Si no es el pie, es la cadera y si no la espalda y si no la madre que lo parió.... Intento que no me afecte en el día a día, sigo haciendo una vida normal pero hay cosas que me apetecen muchísimo hacer y no puedo. No hablo de cosas extraordinarias, qué va, si no algo tan normal como una excursión de pasar el día. 

Ayer y hoy estoy especialmente tocada, lo veo todo negro, pienso que no se me va a pasar, que va a ir a más, etc... En fin, no encuentro consuelo. Cuando estoy así evito relacionarme con la gente, salvo lo imprescindible, porque no tengo ganas de poner buena cara, no me gusta que me vean fastidiada. Pero hoy necesito desahogarme, me resulta más fácil por aquí, tal vez porque no os veo.

Será el otoño, se me pasará... 

Vacaciones diferentes

Escrito por Samsara487 21-08-2018 en Vacaciones. Comentarios (0)

Esta semana pasada inicié un viaje hacia no sabía muy bien dónde. Y más que un viaje exterior ha sido muy interior. 

Quizás no he visto los sitios más bonitos, pero he encontrado personas hermosas, capaces de contar cosas increíbles y compartir sus vivencias con extraños. Pura humanidad. 

Jesús, lo prometido es deuda y desde aquí quiero agradecerte el haber querido compartir esta experiencia conmigo. Has sido mi compañero de viaje, mi amigo, mi confidente. Me has ayudado, comprendido y aceptado. Nos hemos dado cuenta de lo que realmente somos. Y hemos sido cómplices en los testimonios compartidos. Por todo ello gracias. 

Gracias también a Susana, argentina de nacimiento pero afincada en Galicia desde hace años. Sin conocernos de nada te acercaste a compartir con nosotros. Tu testimonio me llegó al alma. Tu sabiduría, experiencia y bondad me dejaron impactada. Eres el más puro ejemplo de superación que he conocido. Buena vida compañera. 

Y José, ese bizkaino con gran sentido del humor a pesar de cargar con una pena de las más duras. Me hiciste reír un montón y detrás de ese caparazón de tipo duro se esconde alguien muy tierno. Suerte en la vida. 

Sé que ninguno de los dos leerá ésto pero no puedo pasarlos por alto. Por el trayecto nos hemos encontrado con más personas, nos han pasado cosas y hemos tenido situaciones muy divertidas pero Susana y José han sido especiales. 

Y como pocas veces lo hago, esta vez, también quiero darme las gracias a mi misma por diferenciar cuándo podía transgredir mis propios límites y cuándo no. Parece que voy aprendiendo. 

He llegado de este viaje con la sensación de que no todo está perdido. Que el mundo está lleno de buena gente, que lo único que a veces hace falta es pararse y escuchar, escucharnos. Que realmente estamos conectados y que todos en definitiva buscamos y necesitamos lo mismo. 

Y aunque las vacaciones terminan, el viaje continúa 


Ser o no ser

Escrito por Samsara487 22-07-2018 en Ser. Comentarios (0)

Desde hace un tiempo me encuentro con gente que opina que les trasmito fuerza y alegría y me asombra porque últimamente solo veo mi vulnerabilidad. De hecho hace unos días que escribí un post sobre eso. 

¿Es posible trasmitir lo que no se siente? Siempre he opinado que no pero ahora tengo mis dudas. 

Tal vez todos estamos equivocados. Nadie es lo que cree ser y mucho menos lo que el otro piensa. 

Lo que verdaderamente somos siempre está ahí, pero se me olvida 

Observando la vulnerabilidad

Escrito por Samsara487 18-07-2018 en vulnerabilidad. Comentarios (0)

Observo mi vulnerabilidad y la parte oscura, esas partes que todos tenemos y nos empeñamos en esconder. Las intento aceptar y amar. 

Observo también cómo hay gente que provoca en el otro, de forma consciente o inconsciente, que esa parte salga. Normalmente esto puede ocurrir en un medio propicio para ello, donde el anonimato da cierto poder. El error está en seguir el juego, sobre todo si eres alguien generoso (en todos los sentidos) y confiado, no viendo maldad en el otro. Es con esas personas con las que asoma el miedo porque sabes que hagas lo que hagas nunca vas a cumplir las expectativas y porque sientes que TE estás dando más, aún a sabiendas de que eso te hace más vulnerable. 

Es como sentir que estás sentada en el estrado mientras el otro hurga dentro. En esas circunstancias es absolutamente normal que aflore el miedo y con el miedo sólo caben tres opciones: enfrentarlo con todas las armas posibles, huir o provocar que el otro huya, y "hacerse el muerto" o bloquearse. Y normalmente con miedo, las personas cometen errores.

No soy persona de tirar balones fuera y acepto mi responsabilidad en "el juego" pero me retiro. Yo tampoco he hecho las cosas bien y no me parece honesto el juego iniciado. Las conclusiones a las que pueden llegar ambas partes tienen un porcentaje altísimo de ser erróneas. La falta de una comunicación cara a cara provoca estas situaciones. Y ya no sé si merece la pena una conversación real y auténtica, donde los gestos y las miradas se puedan ver. Donde se reduzca el engaño y aflore lo que se es, con las luces y las sombras. Para luego, si es necesario, dejar ir. 

Me rindo a lo imposible y me retiro de ese mundo a disfrutar de lo real, de lo visible, de mi vulnerabilidad, de mi fortaleza, de mi misma y de la vida. 

Cuando las cosas se complican

Escrito por Samsara487 02-07-2018 en sentimiento. Comentarios (0)

Es una pena, cagarla, intentar arreglarlo, volverla a cagar y que todo se líe... 


No puedo acercarme, no lo permite, y si se acerca a su manera, de la forma que quiere, soy yo la que no lo permite porque no me fío, porque se "esconde", porque no se puede nadar y guardar la ropa. Y yo estoy tremendamente cansada, de un juego ya conocido y que no tiene un buen final. Tan sólo por un simple café, por querer ver qué pasa, por tener miedo. Te pido perdón por mi torpeza.

El destino...no sé si creo en él pero si existe, se vuelve a reír de mí.